Cambios en el estilo de vida

01 . cambios en el estilo de vidaCuando tú cambias, todo cambia.

Todo está basado en el “darse cuenta”, el despertar de la conciencia.

“La vida es puro aquí y ahora”, el Poder Creativo esta en el Tiempo Presente, en el Eterno Instante donde tenemos el (P.I.C.)  Pensamiento Intencional Creativo.

El pasado ya fue, el futuro no ha llegado. No obstante, allí estamos la mayoría de nosotros, cargando con un pasado que decidimos no soltar (y que no podemos cambiar) y proyectando sobre un futuro que desconocemos (y sobre el que no podemos influir).

La (MHI), nos ayuda a entender y comprender que tenemos ese Poder dentro de nosotros y nos ayuda a despertarlo y utilizarlo en nuestro beneficio y en el beneficio de los demás.

“Somos lo que pensamos y los pensamientos generan hechos”

A propósito de la felicidad, el Dalai Lama afirma: “El propósito de la vida es ser dichosos. Desde que nacemos, todos deseamos ser felices y no queremos sufrir. Ni los condicionantes sociales, ni la ideología, ni la educación modifican esto”. Esto significa que cada uno de nosotros tiene la responsabilidad de construir una vida feliz.

Ahora bien, la plenitud de la que hablábamos no está en el pasado o en el futuro y muchísimo menos en los estímulos culturales a los que estamos expuestos la mayoría del tiempo que nos repite una y mil veces lo que necesitamos para ser “más felices”. El secreto -ya no tan secreto- es estar en el presente y más conscientes, enfocados en la experiencia que transcurre, buscando dentro de nosotros, trascendiendo nuestro ego y buscando conectar con nuestro Ser auténtico.

Sólo cuando somos capaces de tomar conciencia con aquello de nosotros que queremos cambiar, la transformación sucede antes o después.

Un “darse cuenta” real, genuino, nos permite soltar lo que hay que soltar, así como aceptar y resolver cualquier conflicto entre la parte de nosotros (generalmente oculta, silenciada o postergada) que quiere cambiar y la que se opone (y nos lleva a la repetición del hábito).

Veamos un poco más. El único cambio genuino es el que se produce desde dentro y comienza, únicamente, cuando tomamos consciencia de lo que sucede. Mientras esto no ocurra, todo seguirá allí, igual, levantando alguna sospecha o haciendo algún pequeño ruido de vez en cuando y manteniéndonos en esa búsqueda de “algo” que nos complete de una vez y para siempre.

El cambio que esperamos de afuera, al que estamos acostumbrados, es fugaz y cosmético; es el que sólo mueve las piezas de sitio, el que nace por indicación de otros, el que surge del estímulo exitista, el que nos hace creer que “pertenecemos” o el que surge para satisfacer expectativas ajenas.

“Darse cuenta” es despertar. Los cambios iniciados en la consciencia nos trascienden.